Wojciech Canibol, futbolista del GKS Jastrzebie de Polonia, confundió al colegiado tras exagerar un leve contacto con el portero.

La quinta y última jornada futbolera en fin de semana de octubre ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido acción. Dicho de otra manera, representada por los hechos que han derivado de la actividad en competiciones locales como la Liga Santander de España y la Liga Águila de Colombia, por mencionar algunas.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de que hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Wojciech Canibol durante la dolorosa derrota del GKS Jastrzebie (1-2) ante el Wigry Suwalki, en partido valido por los cuartos de final de la Copa de Polonia. El atacante local fue criticado y pitado por los hinchas visitantes tras engañar al árbitro y a uno de sus colaboradores con un piscinazo monumental.

Jugada en el área, piscinazo clamoroso del delantero a los pies del portero… ¡y penalti! El árbitro del encuentro picó en la simulación más clara de los últimos años y concedió pena máxima a favor del equipo local, que en ese momento iba un gol por debajo en el marcador y acababa de quedarse en superioridad numérica unos minutos antes. El encargado del cobro aprovechó el regalo del juez, pero ni siquiera así consiguieron quedarse con los tres puntos y la clasificación a semifinales.

Video Thumbnail
11Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!