Jordi Cruyff revela secretos de su padre en la presentación de su Autobiografía

El hijo menor de Johan Cruyff, la gran leyenda del fútbol holandés, presentó el libro que repasa su trayectoria a través de la historia.

Tras varios meses en el anonimato, teniendo en cuenta que su familia pidió dejarlo descansar en paz aquel día de su triste muerte, Johan Cruyff vuelve a ser protagonista en el fútbol mundial. Hace unos días dio de que hablar por cuenta de sus seis meses de fallecido y ahora está siendo noticia por cuenta de unas declaraciones que hizo Jordi Cruyff, su hijo menor.

El heredero del ex-futbolista holandés presentó en el palco de honor del Camp Nou la Autobiografía de su padre acompañado de Josep Maria Bartomeu, presidente del Fútbol Club Barcelona. El hijo de la leyenda deportiva aprovechó su intervención ante los medios para repasar algunos pasajes del libro, recordar anécdotas con los asistentes al evento y revelar algunos secretos familiares de su padre. Te dejo con sus declaraciones.

Resumen: “El libro explica que a mi padre le faltaría haber sido seleccionador de Holanda en alguna fase final de algún campeonato. Por lo demás, fue un hombre que hizo todo lo que se propuso. Le gustaba el fútbol de ataque. Lo que más le gustaba. Consideraba que las decisiones de fútbol debían tomarla personas que entendían de fútbol. Eso le costó problemas con directivas”.

Jordi Cruyff presenta Autobiografía

Papá: “Para el 99,9% es una persona que conocen a través del deporte, pero para mi caso, era mi padre y yo admiraba su capacidad de cerrar el tema del fútbol cuando pasaba a casa. Yo nunca he sido capaz de no traer el trabajo a casa. Tenía esa capacidad extraordinaria para desconectar. He aprendido mucho de él. Cuando veo el legado que ha dejado, le tengo todavía más respeto y cariño”.

Muerte: “Las reacciones han sido extraordinarias, estamos superorgullosos. Ha habido momentos difíciles porque no te da tiempo a sentarte en tu sofá y llorar lo que es necesario. Uno nunca está preparado para perder a su padre. Este tipo de actos son difíciles, pero se acaba imponiendo el orgullo. Seguro que diría que ‘hay que morirse para ser querido'”.

Legado: “Estaba muy pendiente y orgulloso de los jugadores que tuvo y se hicieron entrenadores. Le encantaba cuando alguno venía a visitarle. Eran visitas para media hora y luego eran de cuatro horas. Se las preparaba muy bien. Se veía los partidos antes de recibirlos para hablar de táctica. Eso a él le encantaba. No sé si mi padre era consciente de lo que influyó en el fútbol”.

Jordi Cruyff: “Haber sido jugador fue una situación difícil. Fue un cambio generacional, subimos muchos del filial y cuando no se conseguían las cosas, se buscaban estas cosas. El día que firmé por el Manchester, me sentí liberado de esta presión. Fue una situación difícil. No hay que mirar muy lejos para darse cuenta. Hay otros entrenadores con sus hijos entrenando en el primer equipo y se ve lo difícil que es”.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!