El habilidoso atacante carioca, recientemente fichado por el Manchester City, desperdició una clara ocasión de gol con la portería vacía.

La primera jornada futbolera en días laborales de agosto ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes lugares del mundo donde ha habido actividad internacional. En otras palabras, marcada por los hechos que han derivado de la actividad en competiciones locales como la Copa Águila, e internacionales como la Champions League y los partidos amistosos de pretemporada que sirven como preparación para los diferentes clubes.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de que hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por Gabriel Fernando de Jesus durante el inesperado empate a ceros de la Selección de Brasil (0-0) ante la Selección de Sudáfrica, en partido valido por la primera jornada de la fase de grupos de los Juegos Olímpicos de Río 2016. El joven delantero brasileño fue uno de los señalados por los hinchas tras fallar de forma increíble la ocasión de gol más clara del compromiso.

Transcurría el minuto 68 del compromiso, los anfitriones se habían ido encima de los africanos aprovechando su inferioridad numérica, cuando llegó la jugada que puso en tela de juicio a la nueva estrella del Manchester City. Neymar, Luan y Rafinha se juntaron en uno extremo del área antes de servir la pelota al segundo palo, y de que el portero fallara en su intento de intervención, allí apareció Gabriel Jesus con un remate que se estrelló en el vertical y que diluyó las ilusiones del país entero.

8Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!