El experimentado centrocampista argentino publicó su versión de los hechos y explicó los motivos de su inesperada renuncia.

La jornada de clásicos en el fútbol profesional colombiano se ha visto opacada por una noticia que tomó por sorpresa a más de uno y que todavía sigue dando de qué hablar. Más allá de los resultados arrojados en los partidos de la fecha 10 de la Liga Águila, la prensa ha hecho eco a la renuncia irrevocable de Gerardo Pelusso como director técnico de Independiente Santa Fe.

Horas antes de enfrentar a Millonarios en una nueva versión del derbi capitalino, el conjunto cardenal anunció la salida del estratega uruguayo por culpa de un incidente previo con el argentino Omar Pérez. El habilidoso volante gaucho esperó que las aguas estuvieran más calmadas y que su cuerpo sintiera la sangre fría para dar a conocer su versión de lo sucedido. Este lunes emitió una carta en la explica las razones de su polémico adiós, que finalmente no fue aceptado por los directivos. Te dejo con sus declaraciones.

«Antes que nada quisiera ofrecer disculpas por la forma en que mostré mi malestar; reconozco que no fue el modo ni el día pero hay una explicación que no pretende ser una justificación:

Nunca pero nunca quise pasar por encima de nadie y mucho menos del club, mis compañeros o sus hinchas. Jamás tuve ese pensamiento y nunca he tenido problemas con nadie en el fútbol. Lo hice en un estado de desespero y de agotamiento por lo que venía pasando y que tuvo su punto culminante en la práctica del sábado, al recibir un trato despectivo, grosero y con un claro mensaje; apartarme de los 18 que habían sido citados a la concentración. Nunca hubo problemas antes del sábado pasado, pero al ver a un asistente ocupando mi lugar pensé que era una persona que sobraba en el plantel. Mandándome a que formara parte del grupo de los que no estaban concentrados para hacer fútbol-tenis e iniciando la reunión con los restantes 17 compañeros, sentí que recibía el trato de un infiltrado.

Muchas veces viví esta misma situación y callé por el bien del grupo y del club, pero esta situación me llevó al extremo, a tal punto de que no encontré otra forma que expresar mi malestar en mi cuenta de Instagram, reitero que estoy totalmente arrepentido de eso, pero todo tiene un límite y yo había aguantado bastante. Nunca le pedí jugar ni concentrar porque el que manda siempre es el técnico, solo le pedía respeto porque ya estaba afectando no sólo la parte deportiva, sino la humana, también.

Con mi renuncia quise demostrar lo que quiero a la institución apartándome y no sintiéndome como la basura en que me querían convertir. Desde su llegada siempre fui el primero en ayudar y demostrar que era bienvenido. Su falta de respeto para conmigo fue evidente en el plantel y auxiliares por lo que siempre fui con la verdad, porque me avalan 16 años de carrera sin conflictos. Me despido agradeciendo el cariño de muchos principalmente de compañeros, directivos e hinchas y repitiendo lo que dije cuando llegue ‘solo quiero hablar en la cancha’.

Omar Sebastián Pérez Marcos».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!