El joven cartagenero, de apenas 17 años, continuará su carrera profesional en el recientemente nacido Miami Dade Football Club.

Prácticamente un año después de que el mundo deportivo hizo eco al emotivo debut oficial de Lorenzo Orellano, un guerrero de la vida que ha sigue dando lecciones de superación personal a través del fútbol. Tras demostrar que la discapacidad es algo mental, que cuando se sueña y se tienen ganas ningún impedimento físico es capaz de arrebatarle los sueños a nadie, el deportista colombiano vuelve a ser noticia.

Este joven volante cartagenero, de tan solo 17 años, que nació sin su antebrazo izquierdo y en vez de lamentarse por su condición decidió soñar en grande con ser futbolista y demostrarle al mundo que todo es cuestión de tener disciplina. Así lo hizo el pasado 29 de abril durante el compromiso de Copa Águila entre Universidad Autónoma y Atlético Junior, cuando logró debutar como profesional y dejar claro que en el fútbol como en la vida los impedimentos están en la mente.

Desde entonces ha pasado casi un año y aún todos nos acordamos de aquel futbolista que le falta un brazo, pero le sobra talento. Talento que le ha permitido destacarse una vez más y llamar la atención de un equipo norteamericano que ha decidido hacerse con sus derechos deportivos. Se trata del Miami Dade Football Club, una institución fundada el año pasado, que ha sorprendido en Estados Unidos con el fichaje del centrocampista cafetero.

Lorenzo Orellano Jugará en Estados Unidos

El 6 de julio del año pasado, Miami Dade jugó un amistoso con Uniautónoma y al presidente del club, Roberto Linck, le gustó el juego de Lorenzo y lo invitó a que se uniera a sus filas. «Gracias a Dios se me presentó esta bonita oportunidad y el próximo 23 de febrero viajo para allá. La contratación es por dos años y ellos allá pagaran estudios y hospedaje», aseguró el joven jugador.

Con extinción de Uniautónoma como club profesional, a Lorenzo le pasó lo mismo que a varios de sus compañeros, a quienes les tocó buscar equipo por sus propios medios. «La contratación no se hizo con Uniautónoma, se realizó por aparte ya que el equipo no nos pudo ubicar a todos y nos tocó buscar por nuestros propios medios», dijo Lorenzo que al ser menor de edad recibió el permiso de sus padres Lorenzo Rafael y María Vallejo para salir del país.

En Estados Unidos, Orellano tiene dos excompañeros, Mauro Manotas, en el Houston Dynamo, y Michael Barrios, del FC Dallas, con quien mantiene contacto. “Yo hablo mucho con Michael Barrios y me dijo que le avisara antes de viajar. De inglés estoy ‘so so’, pero ahí me defiendo (risas). Estoy muy feliz, pero no del todo tranquilo porque se viene un cambio en mi vida. Ahora estoy visionando todo el trabajo que tendré que hacer para adaptarme rápido», concluyó este futbolista que está decidido a seguir cumpliendo su sueño más allá de sus limitaciones físicas.

389Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!