Los integrantes de Universitario y Sport Boys, equipos bolivianos, se fueron a los golpes, empujones y patadas después de los 90 minutos.

La jornada futbolera del pasado fin de semana ha estado marcada, como de costumbre, por las atajadas, golazos, jugadas y bloppers, entre otras cosas, que se vivieron en los diferentes rincones del mundo. En otras palabras, marcada por los hechos que han derivado de la actividad en los distintos torneos locales y en una nueva fecha de las principales Ligas de Europa.

Uno de los sucesos que se presentó durante las últimas horas y que ha dado mucho de que hablar en la prensa deportiva mundial es el protagonizado por los jugadores de Universitario y Sport Boys, tradicionales equipos del fútbol boliviano, tras el empate a unos (1-1) valido por la más reciente jornada del campeonato nacional. Los integrantes de ambos conjuntos vivieron un «tercer tiempo» que podría traerles graves consecuencias.

Las críticas al árbitro Alejandro Mancilla y sus colaboradores fueron demasiado vehementes. Golpes de puño, puntapiés, empujones, todo fue parte del recital de violencia vivido a partir de las agresiones al dirigente de Sport Boys, Fernando Suárez. En la reyerta se identifica a los jugadores Jorge Flores, Daniel Mancilla, Matías Fernández y Paolo Castro, además del entrenador local Javier Vega. La sanción que podría caberle a los violentos ronda entre 1 a 3 años, mientras se analizan los vídeos y se escuchan los informes brindados por el propio colegiado.

ARVE Error: The video is likely no longer available. (The API endpoint returned a 404 error)

12Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!