El experimentado y habilidoso delantero español comunicó a su actual equipo que a sus 38 años dejará de lado la actividad deportiva.

Entre las muchas cosas que hacen del fútbol el deporte rey sobresale la mezcla de emociones que un aficionado puede vivir a través del mismo. Es decir, así como en ocasiones se ve a los hinchas llorando de felicidad, también es muy común verlos tirados en llanto por culpa de alguna tristeza generada por el equipo de sus amores.

Dicho mar de emociones y sentimientos encontrados también se trasmite por intermedio de los jugadores. Desbordante es la alegría de los fanáticos cuando su jugador favorito anota un gol o consigue un récord histórico; sin embargo, la cosa cambia y esos sentimientos se dilatan cuando ese mismo futbolista decide no continuar en el fútbol profesional y dejar atrás su carrera deportiva.

Estas últimas sensaciones son las que viven por estos días los seguidores de Raúl González Blanco, considerado por muchos como uno de los mejores de la historia en su posición, luego de que el habilidoso futbolista nacido en España anunciara internamente con los directivos de su actual club su partida definitiva del deporte al que le entregó los mejores años de su vida.

A sus 38 años, el ariete ibérico anunció que se retira en noviembre, al terminar la temporada actual de la NASL, en donde juega para el New York Cosmos. Tras 15 años en el Real Madrid, Raúl estuvo dos temporadas en el Schalke 04 de Alemania y dos en el Al-Sadd de Catar antes de recalar en Norteamérica, en donde ha convertido siete goles en 27 partidos.

Eso sí, lo mejor del delantero nacido en Madrid se vio en sus 741 partidos con la camiseta del Real Madrid, en los que convirtió 323 goles y levantó 16 copas: tres veces la Champions League, dos la Intercontinental y una Supercopa de Europa, entre otras. Dicha cifra le permitió ser el máximo goleador histórico del club merengue hasta este año en el que apareció Cristiano Ronaldo y le arrebató uno de los tantos récords que conforman esta leyenda que parece llegar a su fin.