La nueva casa del conjunto argentino, que estará situada en Boedo, representativa ciudad de Buenos Aires, llevará el nombre del sumo pontífice.

Coincidencia o no, desde que Jorge Bergoglio fue nombrado Papa de la iglesia católica la suerte de San Lorenzo cambió por completo. Tras varios años de sequía de títulos y de desilusión tras desilusión, el conjunto de Almagro volvió a gritar campeón justo cuando ‘Francisco I’ se convirtió en la cabeza visible de la mencionada religión.

Aunque muchos atribuyen la responsabilidad a la suerte y al destino, los hinchas, los jugadores y las directivas del equipo creen plenamente que todo ha sido obra y gracia del señor. Nadie le quita a ellos de la cabeza esa idea de que su éxito se ha dado principalmente por las plegarias del sumo pontífice, quien en repetidas ocasiones ha expresado públicamente su admiración por el club.

Por ese y muchos motivos más, los altos mandos del equipo han decidido rendirle un homenaje en agradecimiento por su intervención divina para la consecución del Torneo Argentino y de la Copa de Libertadores, trofeo que nunca antes habían podido lograr, bautizando el nuevo estadio de San Lorenzo con su santo nombre: Papa Francisco.

Tras una reunión de la comisión directiva de la institución, en la sede que el club posee en el centro de la ciudad de Buenos Aires, a través de las redes socailes informaron que su próximo escenario deportivo llevará el nombre del Sumo Pontífice. «San Lorenzo hará de local en el Papa Francisco, en Boedo, Argentina», expresa el mensaje publicado en la cuenta oficial de Twitter.

Nuevo estadio de San Lorenzo

El Viejo Gasómetro, como se lo conoció al estadio de San Lorenzo en el barrio porteño de Boedo, fue clausurado el 2 de diciembre de 1979 y demolido cuatro años después, tras un remate de las tierras por las dificultades económicas que atravesaba la institución.

Sin la posibilidad de actuar como local durante más de una década, el club azulgrana tuvo su nuevo estadio, Pedro Bidegain (o Nuevo Gasómetro), recién en 1993. Sin embargo, el eterno anhelo de San Lorenzo siempre fue «volver a Boedo», donde se fundó el club aquel primero de abril de 1908.

Con la aprobación de la Legislatura porteña, el actual campeón de la Copa Libertadores comenzará en 2016 la reconstrucción del nuevo estadio, cuya obra demandará al menos dos años. El presidente, Matías Lammens, adelantó que, para el proyecto de la vuelta a Boedo, ya se transfirieron 10 millones de dólares. Además, en algunos sectores de la prensa se habla de una estatua del Papa que sería construida en el futuro.

13Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!