El crack brasileño no pudo evitar romper en llanto al relatar públicamente que pudo haber terminado en una silla de ruedas tras el rodillazo de Zuñiga.

Después de haberse perdido la semifinal del Mundial ante Alemania, Neymar regresó este jueves a la concentración de la selección de Brasil en Teresópolis. Después de una semana de reposo total, el atacante del Barcelona visitó a sus compañeros para darles animo después de la histórica goleada sufrida ante Alemania.

El astro carioca estuvo hablando con algunos compañeros, charló con Scolari, presenció algunos momentos del entrenamiento y luego compareció en rueda de prensa. Durante su interacción con los periodistas Neymar tocó varios temas, reconoció el dolor que produjo la vergonzosa eliminación ante los germanos y recordó, entre lágrimas, el momento en el que se lesionó y que por poco lo deja de por vida en silla de ruedas.

Sobre la lesión: «Ha sido una de las peores semanas de toda mi vida. Si hubiera pensado en algo malo en este Mundial, nunca me habría imaginado esta lesión en este momento… Y luego el partido ante Alemania… Lo he pasado muy mal y me he preguntado por qué. Pero si Dios al final ha querido que pasara esto, es porque tenía que pasar».

La entrada de Zuñiga: «Fue una jugada que no acepto. No voy a hablar de maldad, porque no estoy en la cabeza de Zúñiga. Pero todos los que han jugado al fútbol saben cómo se hace una falta táctica y eso no fue una falta táctica… No fue una entrada normal. Yo estaba totalmente de espaldas y no me pude proteger y por eso me lesioné».

Disculpas del colombiano: «No le guardo rencor, ni siento odio. Él me llamó y acepto sus disculpas. Le deseo éxito en su carrera. Si me da dos centrímetros más arriba me deja en silla de rudas. Gracias a Dios porque me ha protegido».

Video Thumbnail

Sobre la derrota ante Alemania: El deporte es así. Es doloroso y va a doler por mucho tiempo. Hemos fracasado sí, pero nunca paramos de correr. Me sentí orgulloso de mis compañeros porque perdíamos 0-7 en una noche durísima y siguieron corriendo hasta el final. No me avergüenzo de formar parte de este equipo que perdió 1-7, me siento orgulloso de ser brasileño. Vamos a hacer todo lo posible por devolver la alegría al pueblo brasileño. Estamos todos tristes, pero vamos a hacer todo lo posible por recuperar la sonrisa. Vendrán días mejores, seguro».

28Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!