Dos años después de regresar a la primera división, el conjunto millonario se volvió a colocar como el mejor equipo del balompié gaucho.

En un mítico estadio Monumental totalmente lleno, River Plate se proclamó campeón del torneo finalización 2014 en el fútbol argentino, tras golear (5-0) a Quilmes en la última jornada del campeonato.

Los dirigidos por Ramón Díaz se consolidaron en la primera posición de la tabla con 37 puntos, lejos de Boca Juniors y Estudiantes de la Plata, que con los mismos 32 puntos se quedaron en la segunda y tercera casilla, respectivamente.

Para destacar la actuación e influencia activa en el título de los colombianos Álvarez Balanta, Carlos Carbonero y Teófilo Gutiérrez, quienes desde sus respectivas posiciones se consolidaron en el equipo titular y edificaron junto a ocho más una plantilla criticada en principio, pero que finalmente ha dado una alegría más a esta sufrida hinchada.

Los jugadores del conjunto local salieron decididos en busca del encuentro y eso permitió que Fernando Cavenaghi (minuto 10′), rápidamente les pusiera en ventaja. Saque de banda en la izquierda jugado con Teo. Centro preciso del latera, Carbonero se impuso en las alturas llegando desde atrás, el portero evitó la anotación del colombiano, pero en el rebote apareció atento Cavenaghi para anotar desatar la locura entre los hinchas.

Tras el gol siguió montado River en el control del juego, tanto que un par de acciones más tarde Gabriel Ivan Mercado (minuto 25′), amplió las diferencias en el electrónico. El tiro de esquina botado por Lanzini se paseó por todo el área, hasta que en el segundo palo apareció Mercado para conectar de cabeza, con la famosa ‘palomita’, y mandar el esférico al fondo de la red.

ARVE Error: The video is likely no longer available. (The API endpoint returned a 404 error)

En la segunda parte la actitud de los jugadores de River Plate no cambió y fue así como Cristian Raul Ledesma (minuto 64′), marcando un tremendo golazo, echó más tierra de por medio. Cavenaghi asistió desde el suelo a Ledesma, quien hizo un control dirigido antes de sacar un potente remate de aproximadamente 25 metros, que se coló por la escuadra izquierda.

No se detuvo el campeón y tampoco lo hizo Fernando Cavenaghi (minuto 73′), que concretó su doblete. Carbonero se junto con Teo y éste se visitó de «10» para filtra el balón entre líneas. Cavenaghi sólo tuvo que ponerle dirección de portería a su remate cruzado a ras de piso.

Faltaba uno más para cerrar la gran noche millonaria y así lo entendió el goleador Teófilo Gutiérrez (minuto 90′), quien puso cifras concretas en el marcador. Contragolpe letal comandado por Lanzini. Apertura a la derecha para Teo y el ariete colombiano no perdonó para que iniciara la fiesta en todo Buenos Aires.

13Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!