El extremo galés asegura que la clave de sus remates está en impactar la válvula del balón y esperar a que la pelota haga el resto del trabajo.

Cada vez son más las cosas que consolidan a Gareth Bale como uno de los mejores jugadores del mundo. El extremo galés sorprendió la temporada pasada con su impresionante rendimiento al servicio del Tottenham, que lo llevó a ser considerado el mejor jugador de la Premier League.

A raíz de ello, Bale se ha convertido en el fichaje más caro de la historia. Su capacidad anotadora, su potencia en los remates y saltos, su velocidad explosiva, su personalidad ganadora y sobretodo su precisión en la pelota quieta, hacen del atacante galés uno de los jugadores más completos en la actualidad.

De todas las tremendas cualidades que posee este futbolista de 24 años en esta ocasión es pertinente hacer énfasis en la manera en que cobra los tiros libres. Dueño de una pegada extraordinaria, bastante similar a la de su compañero Cristiano Ronaldo, el galés nos tiene acostumbrados a sus golazos de pelota quita.

Muchos han tratado de imitarle y otros han investigado para hallar la clave de sus lanzamientos. Consciente de ello, Gareth Bale ha aprovechado la presentación de sus nuevos guayos para revelar el secreto para cobrar con éxito un tiro libre. El jugador del Real Madrid utilizó una breve rueda de prensa para hablar de su pegada.

«Cuando tengo que sacar un tiro libre coloco la pelota con la válvula mirando hacia mí, es donde me gusta impactar. Si impactas bien donde esta la válvula, el balón hace el resto del trabajo por ti, vuela, coge efectos impredecibles, difíciles para el portero».

El galés es todo un especialista en esta faceta y así lo ha demostrado cada vez que tiene al frente una barrera humana. Con el Tottenham, con su selección y ahora con el Real Madrid, ha demostrado que la práctica hace al maestro. Por eso cerró la presentación de sus nuevas botas reconociendo lo siguiente:

«Doy tres, cuatro pasos hacia atrás. No utilizo el empeine total sino más bien la zona donde están los cordones de la bota. Entre el empeine y los cordones. Es complicado, no es fácil de conseguir ese efecto. Pero si lo consigues la bola va donde tu quieres y con suerte acaba en el fondo de la portería».

9Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!