La particular acción de Florian Trinks, jugador del SpVgg Greuther Fürt, fue premiada como el gesto deportivo del año en la Bundesliga.

«El fútbol es para vivos»… es una de las frases que más escuchó cuando juego o veo fútbol amateur, profesional o élite. Es muy común que un jugador trata de sacar ventaja de todas las formas, sin importar si se perjudica al rival, con tal de salir victorioso.

Sin embargo, me place contarles que todos los que juegan fútbol piensan así. También están los futbolistas que actúan en torno a otra filosofía y que prefieren hacer las cosas legalmente para poder al final ser fieles a una de las frases que más me llama la atención: «es mejor una derrota honrosa, que una victoria vergonzosa».

Uno de ellos es el joven futbolista alemán Florian Trinks, al servicio del SpVgg Greuther Fürth, quien ha sido reconocido como el autor del gesto deportivo del año en la Bundesliga. Pese a su corta edad, el atacante germano le dio una lección a todos los que dicen que «en el juego y en el amor, todo se vale».

Trinks marcó un gol con la mano al Sandhausen y pidió al árbitro que lo anulara, un detalle que ha sido elegido por en el fútbol alemán como el gesto deportivo de este año 2013 que se termina. Un reconocimiento que vale igual que los tres puntos que finalmente logró su equipo.

Y no fue la única recompensa que recibió por su gesto de honestidad. Después de haber anotado el gol con la mano y de que los aficionados le brindaran un sonoro aplauso, tuvo el premio de marcar un gol legal, que le terminó significando el valioso triunfo al Greuther Fürth.

[responsive_vid]

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!