El delantero portugués dejó ver su lado más arrogante durante una reciente entrevista publicada por el reconocido diario de su país ‘A Bola’.

Cristiano Ronaldo se encuentra en su natal Portugal disfrutando de sus vacaciones navideñas que este año han estado más alegres de lo normal. El 2013 ha sido uno de los mejores años del ariete luso y eso se ha visto reflejado en el sinnúmero de premios individuales que ha recibido.

Precisamente sobre uno de esos galardones (Balón de Oro) es que habló el goleador del Real Madrid durante una reciente entrevista publicada por el sensacionalista ‘A Bola’ y en la que CR7 dejó ver su lado más arrogante al referirse a sus posibilidades de ser escogido por la FIFA como el mejor futbolista del mundo.

«No sé si me lo merezco este año. Estoy en el podio desde hace seis años, este es el séptimo u octavo año en el equipo ideal de la FIFpro, por eso no tengo nada más que decir. Los números hablan por sí solos. Lo que he hecho, en cierto modo, es muy importante para los premios individuales».

«¿Si merezco ganarlo? Quizás sí, como el año pasado o como hace dos años. Creo que merezco ganar el Balón de Oro todos los años. Me gusta ganar siempre, pero sé que no depende de mí. Me gustaría ganar, pero unas veces se gana y otras se pierde, así son las cosas».

Tras ser reconocido por el prestigioso diario en mención como el personaje del año 2013, Cristiano también habló de José Mourinho, del que dice que no le importaría volver a coincidir con él.

«Volvería a trabajar con él, como volvería a trabajar con otros entrenadores que tuve, como Ferguson, Boloni o Pellegrini. Fueron entrenadores de los que aprendí mucho, de quienes recuerdo cosas buenas. Son entrenadores que me dieron la posibilidad de evolucionar como persona y como jugador».

Finalmente, sobre su influencia en el Madrid y la posible dependencia del equipo de él, Cristiano se quitó importancia.

«Todos los grandes jugadores tienen una influencia en el equipo. Por eso sólo los mejores, los jugadores top, los mejor pagados, los más conocidos del mundo tienen influencia, porque marcan la diferencia dentro del campo. Y lo hacen en aquellos momentos del juego en que el equipo lo necesita. No considero que cargue con el equipo a mis espaldas. El Madrid no depende ni puede depender de un jugador».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!