El futbolista galés respondió con altura al llamado de líder que se le hacía ante la ausencia por lesión del goleador Cristiano Ronaldo.

El Real Madrid ratificó su supremacía sobre el Galatasaray de Turquía y esta vez lo derrotó con contundencia (4-1), en un compromiso disputado en el Santiago Bernabéu bajo el marco de la quinta jornada de la UEFA Champions League.

El partido comenzó en medio de la polémica tras la temprana expulsión de Sergio Ramos (minuto 26′), que vio la roja directa por una leve falta que exageró Bulut y que interpretó el árbitro como jugada de último hombre. El central español agarró el brazo del delantero y no por eso se fue sin protestar.

Pese a la inferioridad numérica, fue el conjunto merengue el que logró ponerse en ventaja con un golazo de Gareth Bale (minuto 37′), quien convirtió de tiro libre lejano. Le pegó bien el galés, pero el portero pudo hacer más. El balón subió y bajó con potencia, pese a que la distancia era considerable, pero entró bastante lejos de la escuadra.

Sin embargo, no tardó muco la reacción del equipo visitante que llegó a la igualdad por intermedio de Umut Bulut (38′ minutos), el mismo que dejó con 10 hombres al Madrid. Drogba puso el balón a la espalda de Pepe y no perdonó Bulut, batiendo a ras de piso a Casillas. Un minuto le duró la alegría al cuadro local. Con ese empate se marcharon a los vestuarios.

En la segunda parte volvió a ponerse por delante el Real Madrid, esta vez a través del criticado Álvaro Arbeloa (minuto 51′), que se sorprendió con su anotación. La puso Di María y fue el lateral derecho el que apareció dentro del área para hacer el 2-1. Disparó con la izquierda, no demasiado bien, y no la pudo sacar el portero turco.

Luego llegaron los cambios y no lo que no cambió mucho fue el andar del juego, mucho menos cuando el argentino Ángel Di María (minuto 63′), con devolución de favores de Arbeloa, marcó el tercero para los blancos. Después de varios toques pasó Arbeloa y Di María, dentro del área, hizo el tercero con disparo a ras de piso. Ángel se señaló unas cuantas veces su nombre y el dorsal en la celebración del gol.

Pero faltaba uno más, otro golazo, el de Isco (minuto 80′), que desataría la locura en el Berbenabéu. Contragolpe made in Madrid. Isco chutó desde la frontal, le tapan el disparo y no se rindió. Se volvió a quedar con la pelota, dejó a Inan por los suelos, y marcó con una tranquilidad de veterano. Sangre fría de este joven talentoso que dejó su sello mágico.

Goles Real Madrid vs Galatasaray

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!