El centrocampista alemán fue intervenido satisfactoriamente tras haberse roto los ligamentos cruzados de su rodilla derecha.

Entramos en la recta final del 2013 y es hora ideal para que las personas comiencen a realizar el balance del año que se termina. Los futbolistas y los equipos siguen la tradicional tendencia, es así como desde ya se puede anticipar que el de Sami Khedira será agridulce.

El talentoso volante del Real Madrid, internacional con Alemania, inició el año como el embajador del fútbol de su país, algo que lo reconocía como el mejor futbolista alemán que milita en el exterior. Y lo cerrará alejado de las canchas por culpa de una tremenda lesión de rodilla que lo apartará de la acción durante varios meses.

Khedira se rompió el ligamento colateral medial y el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha al realizar una entrada al italiano Andrea Pirlo, durante un partido amistoso entre estas dos selecciones disputado la semana pasada durante la fecha FIFA.

El centrocampista, de 26 años, fue operado el pasado sábado en el Hessingpark-Clinic de Augsburgo (sur de Alemania), después de la grave lesión que sufrió en el encuentro amistoso que se disputó en Milán y que finalizó con empate a unos (1-1).

Este lunes, cuando ha comenzado la primera fase de la recuperación al lado de su familia, Sami se mostró optimista en declaraciones a la emisora germana ‘SWR’ y explicó que «todo ha ido bien» pero que ahora necesita «tener paciencia» para volver a hacer lo que más le gusta.

En ese orden de ideas, la participación de Khedira en la Copa del Mundo que tendrá lugar el próximo verano en Brasil ha quedado en entredicho tras la lesión ya que estará apartado de los terrenos de juego unos seis meses, según han adelantado los médicos que estarán al frente de este duro proceso recuperativo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!