‘El Loco’ ha jugado en 19 equipos diferentes, que se reparten en siete países distintos, durante su extensa carrera deportiva.

Sebastián Abreu es uno de esos jugadores que recordará la gente no sólo por su talento, sino por su particular historia en el fútbol profesional. Nadie desconoce sus virtudes de delantero, sino pregúntale a cualquiera de los 19 equipos que han contado con sus servicios.

Definitivamente hay que estar muy ‘loco’ para jugar en 19 clubes distintos. A sus 36 años, el atacante uruguayo lo hará, de ahí que en el mundo del fútbol lo identifiquen con ese apodo.

El decimonoveno equipo de Sebastián Abreu será nuevamente un club argentino, Rosario Central, en el que recalará después de su paso por Nacional de Uruguay, donde marcó varios goles aunque nunca se pudo consolidar como titular, quizá porque compitió con jugadores mucho más jóvenes.

En total siete países distintos han visto al ‘Loco’ Abreu, con el 13 a la espalda, jugar en los diferentes campos de fútbol de Uruguay, Argentina, Brasil, México, Israel, Grecia y España. En todos ellos hizo goles, menos en Israel, donde su etapa en el Beitar Jerusalén FC duró apenas 5 encuentros, donde no vio puerta.

Rosario Central, el decimonoveno equipo de Sebastián Abreu

Sus virtudes como goleador se vieron siempre reflejadas en las convocatorias de la selección Uruguay, donde siempre hubo un espacio para ‘El Loco’. De las muchas anécdotas que quizá han marcado su extensa carrera profesional, la que más se recuerda es la que se vivió durante el mundial disputado en Sudáfrica.

Era el año 2010, tocaba Mundial y Tabárez llamó al ‘Loco’. Su papel iba a ser secundario en una delantera donde Forlán y Suárez acaparaban los papeles protagonistas, hasta el último lanzamiento de la tanda de penaltis contra Ghana, en cuartos de final.

Durante la tanda de penaltis, el ‘Loco’ analizaba al portero ghanés y lo comentaba con Fucile en cada lanzamiento. A sabiendas de lo que pasaba por la cabeza de Abreu, Fucile le dijo: «Loco, pícala y no me rompas más las bolas». Con aquel lanzamiento, que le dio la gloria a Uruguay e hizo que todo el mundo se pusiera las manos en la cabeza, Abreu había picado 25 penaltis a lo largo de su carrera.

Como en aquel Mundial, Sebastián Abreu regresa a Argentina, a Rosario Central, para ocupar un papel secundario en un equipo recién ascendido al que le vendrá de lujo su presencia. Es una experiencia más, otro equipo en su carrera y, probablemente, no será el último.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!