Ni con la selección Argentina, ni con el Barcelona, Lionel ha podido volver a expresar su máximo nivel de rendimiento.

Comenzó la nueva temporada, la mayoría de equipos ya hicieron su debut oficial, los refuerzos ya juegan y lo único que no ha arrancado todavía es Lionel Messi. El ariete argentino sigue limitado por una lesión en el bíceps femoral, sufrida desde la campaña anterior ante el Bayern Múnich en la Champions League.

Si hasta hace unos meses era muy raro ver a ‘La Pulga’ en el banquillo, ahora con esta situación es lo más de normal verlo entre los suplentes. El apretado calendario, la intensa pretemporada y su revalorizada imagen que lo obliga a jugar, no han permitido que se recupere como debe ser y el Barcelona ha comenzado a sufrir las consecuencias de ello.

Durante el partido más reciente, en la Supercopa de España ante el Atlético de Madrid, una vez más Messi tuvo que ser sustituido en el descanso luego de que se le viera en el campo tomándose con cara de preocupación la parte posterior de su valiosa pierna izquierda.

Lo más preocupante es que de los últimos 15 partidos con el Barça la pasada temporada, Leo apenas jugó. Sólo en uno disputó los 90 minutos, ante el Bayern en el Allianz Arena (4-0) y luego, tras unos minutos en San Mamés, no volvió a aparecer. De hecho, se quedó en el banquillo en la vuelta de semifinales de Champions ante el campeón alemán y no disputó ni un minuto más en Liga que finalmente terminó llevándose el conjunto catalán.

Con la selección argentina la cosa no cambia mucho, Messi fue suplente en junio ante Colombia y Ecuador y titular en el amistoso frente a Guatemala -en el que hizo un hat trick, pero no jugó los 90′ minutos.

La lesión de Lionel Messi

Ausente del partido Argentina-Italia en el homenaje al Papa Francisco por una contractura en el cuádriceps, Messi volvió a escena para el inicio liguero frente al Levante. No faltó a su cita con el gol y lo hizo por partida doble, pero en esta ocasión lo más noticioso fue que Martino le sustituyó por Iniesta.

El último capítulo llegó este miércoles en el Calderón. En el descanso de la ida de la Supercopa se quedó en el vestuario tras notar molestias en la parte posterior del muslo izquierdo. El club especificó que fue por una contusión y que se hizo por precaución, pero la realidad es que de los últimos 27 partidos que ha podido jugar con el Baça y Argentina, sólo ha jugado uno entero.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!