El 29 de junio de 2008 arrancó una era dorada para esta selección que hasta esa fecha no había ganado ‘nada’ en el fútbol mundial.

Aunque pareciera que hoy es un día normal, en el mundo del fútbol y en el calendario de los españoles hoy se festeja el mantenimiento de una hegemonía que inició hace cinco años y que ha transcendido en la historia como una de las mejores de todos los tiempos.

Cinco primaveras se han ido desde aquel 29 de junio de 2008 cuando España dejó de ser la ‘cenicienta’ de los torneos importantes y se convirtió en el campeón de campeones, arrasando con la Eurocopa que se disputó ese año en Portugal. Desde entonces todo ha sido alegría y así lo ratifican sus seguidos e importantes conquistas.

Bien lo había adelantado Zinedine Zidane en el mundial de Alemania 2006 cuando dijo: “El día en que España empiece a ganar no va a parar”… Ese día fue el 29 de junio de 2008 y después de cinco años los ibéricos no han dejado de estar en la cúspide mundial y en los primeros lugares de todos los torneos en los que participan.

España vive un momento único. Son cinco años de esplendor en los que ha ganado tres títulos (Mundial y dos Eurocopas) va a jugar su primera final de la Copa de las Confederaciones y estuvo en las semifinales de la anterior. Entre 1964 y 2008, España llegó a una final, la que perdió en París ante la Francia de Platini en al Euro de 1984. En el resto de citas no pasó de cuartos de final y en cinco más no llegó a estar presente. Mañana, en Maracaná, vivirá su cuarta final en cinco competiciones.

Ese ciclo dominador se pone a la par de la dos mejores selecciones que ha habido en Europa, la Alemania de la década de los 70 y la Francia de Zidane. Los germanos jugaron cuatro finales entre 1972 y 1976, de las que ganaron dos y perdieron la Eurocopa de 1976.

La Francia de Zidane ganó el Mundial de 1998, la Euro de 2000 y la Confederaciones de 2001 en Corea y Japón. Sin embargo, cuando nadie lo esperaba, su ciclo dominador se fue al traste cayendo en la primera fase del Mundial de 2002.

Mientras, Brasil, peleado históricamente con la Copa América (sólo tiene ocho en sus vitrinas por 15 de Uruguay y 14 de Argentina) vivió su mejor ciclo de finales con la generación que fue campeona del mundo en Estados Unidos en 1994. Un año después fueron segundos en la Copa América que ganaría en 1997 y 1999.

Argentina jugó seguidas la final del Mundial de 1990 (la perdió ante Alemania) y las de la Copa América de 1991 y 1993, ganando la dos.

Mañana, España buscará poner la guinda a una edad de oro, si bien para los jugadores no será más que un punto y seguido camino del Mundial. Sólo la derrota ante Estados Unidos en la Confederaciones de 2009 ha puesto una mancha en una etapa reluciente que empezó hace cinco años.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!