Lionel saltó del banquillo y lideró el ataque de un Barcelona que dejó una vez más en evidencia su ‘Messidependencia’.

Lionel Messi volvió a demostrar en San Mamés tres cosas muy puntales: primero, que ya está mucho mejor tras su paro por lesión; segundo, que el Barcelona es uno sin él y otro con su aporte; y, tercero, que Dios lo envió a este mundo para marcar golazos y pulverizar récords.

Después de estar cuatro jornadas ausentes, ‘La Pulga’ volvió al banquillo azulgrana para un partido de liga y lo hizo por lo alto; entró en la segunda parte, cambió la cara del equipo, se marcó un gran gol y lideró un frente de ataque que se contagia de alegría con su participación.

El golazo de Messi significó el empate parcial a unos en un compromiso que finalmente termino en tablas (2-2) frente al Athletic Bilbao. Susaeta había puesto en ventaja a un cuadro local que se encontró con el empate en los minutos finales y con participación Ander Herrera, quien acabó con las ilusiones de victoria y título que tenía el Barça tras la ventaja conseguida por intermedio de Alexis Sánchez.

El resultado deja como saldo un punto para cada equipo y una celebración de título aplazada para la próxima fecha, si es que se dan un par de resultados. Los dirigidos por Bielsa llegan a 37 unidades y se mantienen en la parte media de las posiciones, reflejando lo que ha sido esta irregular temporada.

Goles Athletic Bilbao vs Barcelona

Lionel saltó del banquillo y lideró el ataque de un Barcelona que dejó una vez más en evidencia su 'Messidependencia'. Lionel Messi volvió a demostrar en San Mamés tres cosas muy puntales: primero, que ya está mucho mejor tras su paro por lesión; segundo, que el Barcelona es uno sin él y otro con su

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!