Su penal fallido, sus disculpas ofrecidas a los hinchas y su doblete ante Río Ave, coparon las portadas de la prensa lusa.

Jackson Martínez volvió a ser protagonista de una nueva jornada en el fútbol portugués. Al igual que hace algunas jornadas, el atacante colombiano fue héroe y villano de un Porto que sigue gozando con su capacidad goleadora y cada vez extraña menos a ‘El Tigre’, quien marcó el andar de una de las mejores épocas del conjunto luso.

El partido por la liga ante Río Ave era la ocasión perfecta para que Jackson se mantuviera en el camino del gol y superara los registros de su compatriota Falcao García, en su primera temporada con el Porto. Martínez no desaprovechó la oportunidad y consiguió un doblete que lo consolidó como el goleador del certamen con 22 tantos, dejando atrás los 20 que marcó Radamel en aquel entonces.

Sin embargo, las cosas no empezaron tan bien para un Jackson Martínez que se equivocó «descaradamente», como el mismo lo reconoció, en una de las primeras opciones que tuvo durante el juego. Moutinho fue derribado dentro del área y el árbitro no dudo en sancionar el penalti. ‘La Pantera’ se puso al frente del balón y cuando todo el estadio estaba listo para cantar su gol, el ariete cafetero intentó convertir a lo ‘Panenka’, el arquero no se creyó el engaño, debuto fácilmente su disparo y el abucheo de los hinchas no se hizo esperar.

El gesto temerario de Jackson se ensució minutos después, cuando los visitantes se adelantaron en el marcador en el 39′. Pero el fútbol te da revancha y al goleador del Porto también se las dio. Fue así como en el minuto 43′, se redimió con el lanzamiento de otro penalti, esta vez ejecutado con fuerza, a media altura y ajustado al poste de Obliak.

En su conmemoración, el ariete, que había fallado otro penalti en una reciente jornada ante el Olhanense, se dirigió a la grada y acercó sus manos al pecho como gesto de disculpas.

«Tengo que pedir disculpa a los colegas y a los aficionados por fallar un penalti de esa forma, pero felizmente, después conseguí acertar y ayudar a la victoria», comentó a los periodistas el delantero de 26 años.

Y como el que peca y reza empata, a falta de un cuarto de hora para el final del partido, el internacional colombiano volvió a hacer lo que más le gusta… recogió un centro dentro del área, se revolvió y logró hacerse con un espacio para rematar a gol, el vigésimo segundo de «Cha-Cha-Cha».

«Jackson es un hombre con personalidad fuerte, por eso es delantero de gran nivel (…) El equipo le reconoce competencia y carácter», declaró el entrenador Vítor Pereira, quien, no obstante, se lamentó de que el penalti a lo Panenka batido por Jackson pusiese al equipo en dificultades.

La llamativa y destaca actuación de Jackson Martínez se apoderó de la prensa lusa y provocó que los principales diarios ocuparan sus portadas con lo que le pasó al colombiano en otro de sus memorables partidos con el Porto, equipo en el que también brilla con luz propia James Rodríguez.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!