El equipo que dirige ‘El Bolillo’ Gómez no termina de convencer y sólo ha sumado un punto de los nueve disputados hasta la fecha.

El actual sub-campeón del fútbol colombiano ha empezado el 2013 de una manera no esperada y con la preocupación que genera el saber que, a raíz de ello, los empieza a acosar el ‘fantasma’ del descenso. Cuando todos esperamos que el ‘síndrome del campeón’ atacaría a Millonarios y no lo dejaría mantener el nivel mostrado durante el semestre anterior, fue Independiente Medellín el equipo que no ha podido ratificar lo mostrado en el campeonato pasado.

Ya transcurrieron las primeras tres jornadas y hasta el momento no se había visto ni una mínima parte del prometedor ‘poderoso’ de la montaña, que decidió mantener el proceso de Hernán Darío Gómez y refrescar el plantel, hasta convertirlo en uno de los más y mejores reforzados de la Liga Postobon.

Con sólo un punto de los nueve disputados, con el desagrado que genera estar en el fondo de la tabla de posiciones (15) y, ahora con el descenso, uno de los más temidos rivales, respirando en la nuca, lo que le espera al Independiente Medellín no lo desearía ningún otro equipo de Colombia, Sudamérica y el mundo entero. La tarea está difícil, pero aún hay tiempo para mejorar la situación.

No es para menos, porque lo que les digo no es cuento, ni es prevención; es verdad, el hincha del Independiente Medellín amaneció preocupado al abrir los diarios deportivos impresos y digitales, prender la televisión, escuchar la radio y ver que su equipo es el elenco que estaría descendiendo directamente a la categoría B en el 2014.

Los jugadores del ‘poderoso’ antes del juego frente a Equidad, elenco que lo derrotó en Bogotá, aseguraron que mientras el equipo fuese obteniendo los resultados y estar dentro de los ocho, no tendrían de que preocuparse pero lo complejo es que el DIM 2013 no arranca ni futbolísticamente, ni numéricamente y por ello el último lugar prende la alerta roja en las toldas paisas que empiezan a convivir en el año de su centenario la ‘sombra del abismo de la B’.

Y si buscamos culpables, no resulta descabellado decir que en deuda están todos los jugadores del Medellín, sobre todo los delanteros que aun no convierten y es el caso de Efraín Viafara ex-goleador de Itagüí, Marco Pérez que viene del fútbol argentino, William Zapata, Ayron Del Valle que solo hace goles en otros equipos y mucho menos Felipe Pardo que apenas empieza su temporada con el rojo.

El ‘poderoso’ no ha logrado hilar sus primeros tres puntos, tiene 270 minutos sin saborear un gol, el equipo no encuentra su mejor nivel pese a sus individualidades y es puesto 15 en la tabla de posiciones. Muchos culpan al estilo ‘ultra-defensivo’ que ha caracterizado a ‘El Bolillo’, sin embargo, en este 2013 se le ha viso más arriesgado al ataque.

En la próxima fecha el viaje es para Yopal donde enfrentará al Alianza Petrolera que fue goleado por Nacional y le urge también los tres puntos. Una victoria representará algo de tranquilidad, pero una derrota… eso sería ‘mortal’ para un equipo que, con apenas tres fechas disputadas, ya lucha contra el descenso.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!