El atacante argentino reconoció que quiso mencionar y agradecer a muchas más personas durante la entrega de su cuarto Balón de Oro.

Lionel Messi sorprendió una vez más al mundo con un tema relacionado con el Balón de Oro. ‘La Pulga’ concedió una entrevista a ‘France Football’ y en ella repasó un par de datos curiosos que le dejó su cuarta elección como mejor jugador del mundo.

Messi se mostró sereno, seguro y bastante profesional en todas y cada una de sus respuestas. Sus declaraciones resultaron ser, además de llamativas, reveladoras y tiene al mundo entero hablando de ellas. La mencionada entrevista fue publicada por la reconocida revista francesa, que juntó a las declaraciones de Messi puso una foto en la que aparece el ariete gaucho con su laureada vitrina de títulos y, obviamente, con sus cuatro balones de oro.

Leo Messi posó sonriente para «France Football» con sus cuatro Balones de Oro y no descartó tener que ampliar su vitrina para añadir un quinto galardón. «Espero ganar más, pero no es una obsesión».

Messi:

Luego, vino la sorpresa cuando el crack argentino no quiso destacar un Balón de Oro en particular y reconoció que le traicionaron los nervios a la hora de recoger el premio.

«La primera, en París, fue única porque era la primera vez que estaba rodeado de mi familia. La segunda no lo esperaba en absoluto. ¡La tercera me uní a Platini, Cruyff y Van Basten, así que fue un orgullo. Y con este les he superado. Cada uno es diferente. Yo no dije todo lo que quería decir. No llevaba nada preparado ni notas escritas, pero no tenía la intención de olvidar a nadie. Especialmente a Tito y Abidal. También pude felicitar a Cristiano. Pero esto me suele pasar, la emoción sube y pierdo el hilo».

Pese a tanto premio individual, la ‘pulga’ no pierde de vista su verdadero objetivo, que no es otro que conseguir títulos con su club.

«Ya he repetido varias veces que no hay nada como los títulos colectivos. Ganar una final, levantando una copa y compartirlo con todo el equipo es incomparable. No hay nada más bonito. Es la cosa más bella que se puede vivir como jugador. Cuando cierro los ojos y pienso en mi carrera, la primera imagen que viene a la mente es la noche de nuestra victoria en Roma sobre el Manchester. El gol de cabeza y la alegría colectiva tras el pitido final», subrayó Leo, quien dejó en sus declaraciones una nueva lección de humildad.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!