Aseguró que «un entrenador debe ser ejemplar y no puede andar cabreado todo el día» porque esa mala energía se trasmite al grupo.

Vicente del Bosque, seleccionador de España, compareció ante los medios durante una conferencia en el marco del ‘Día del Entrenador’ que ha organizado la Federación Catalana de Fútbol como el mejor técnico del año, reconocimiento que le otorgó la FIFA en la gala del Balón de Oro.

Durante su interacción con la prensa, el estratega español respondió a varias preguntas relacionadas con el trofeo obtenido, con lo que será el 2013 para sus dirigidos, con la sonada y repetida suplencia de Iker Casillas, pero el ‘picante’ que tuvo la rueda de prensa fue por un tema ligado a las características que, según Del Bosque, debe tener el mejor entrenador del mundo. Todo parece indicar que sus palabras llevaban un mensaje ‘subliminal’ directo a la casa blanca, allá donde está el polémico José Mourinho.

«Debe generar un clima de armonía y obtener un buen resultado. Tiene la obligación de ser una persona ejemplar, porque depende más del ejemplo que de la palabra. Tiene que ser de criterios firmes, pero con flexibilidad», dijo Del Bosque al respecto.

Entonces agregó: «debe ser recto, con principios moralmente íntegros, porque esa integridad le lleva a la confianza de los jugadores. El respeto hay que ganárselo cada día. Hay demasiados ejemplos de entrenadores autoritarios que han fracasado y los jugadores no quieren ni recordar».

«Tienen la obligación -ha proseguido- de ser un líder moral. Y que le crean: mal asunto si entra en el vestuario y no le creen. Debe ser un buen observador, y estar atento a lo que se dice y lo que se calla. Los gestos, el lenguaje muy verbal es muy rico y puede ayudar a tomar cualquier decisión más que cualquier palabra», puntualizó.

Luego, Del Bosque fue preguntado sobre los dos técnicos que le acompañaron en la nominación a mejor entrenador del mundo, Pep Guardiola y Jose Mourinho.

Sobre el extécnico azulgrana, ha destacado que «ha representado muy bien lo que es el entrenador español. Ha tenido lo que debe tener un entrenador. Ha desarrollado muy bien la estrategia deportiva, ha tenido buenas relaciones con todo el mundo y ha sido un hombre agradable. Se ha ganado el derecho a decidir (su futuro)».

Menos se ha extendido acerca del portugués, aunque ha tirado de ironía. «Claro que es difícil ser entrenador del Madrid. Todas las decisiones que tomas son muy debatidas. El entrenador del Madrid, desde luego, no se aburre», ha añadido.

Por último, sobre el club blanco, ha negado que la suplencia de Iker Casillas vaya a pasarle de momento una factura en la selección: «Cuando llegue, ya lo resolveremos. ¿Si no hay problema, para qué vamos a buscar una solución?», concluyó el mejor técnico del mundo.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!