Los futbolistas Leonardo López y Luis Narváez se fueron a los golpes en pleno entrenamiento.

Atlético Junior ratificó este domingo su clasificación a los cuadrangulares finales y confirmó que tiene muy buenas armas para pelear un nuevo título. Sin embargo, por estos días no todo es alegría en el conjunto rojiblanco. El buen andar del cuadro barranquillero en la Liga Postobon contrasta con un conflicto que se presentó hace un par de días y que prendió las alarmas de convivencia dentro de la misma institución.

Dos jugadores, habitualmente titulares, se fueron a los golpes durante un entrenamiento y desvelaron algunas diferencias que existirían dentro del vestuario ‘tiburón’.

Los futbolistas Leonardo López y Luis Narváez se ‘agarraron’, como dirían en mi barrio, en las canchas de un prestigioso club de la capital del Atlántico. Afortunadamente el hecho no pasó a mayores y con la oportuna intervención del cuerpo técnico y los compañeros del plantel, todo quedó aclarado.

El altercado entre los dos volantes ‘tiburones’ se produjo cuando López le hizo una fuerte entrada a Narváez, este respondió atacando al ex-jugador de Boyacá Chicó que no se quedó quieto y se formó la pelea que duro aproximadamente un minuto antes de que Brayner García y Luis Carlos Ruiz los separaran.

Inmediatamente el técnico José Eugenio ‘Cheché’ Hernández procedió a expulsar del entrenamiento a ambos jugadores. López y Narváez se sentaron a un lado de la cancha, y unos minutos después ya más calmados se pararon y se dieron la mano delante de todos sus compañeros.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!