Sin embargo, el Barcelona se consolidó como el líder absoluto de la Liga Española.

Los ahora dirigidos por Tito Vilanova vencieron (3-1) al Celta de Vigo, en un compromiso disputado bajo el marco de la jornada sabatina, en esta décima fecha de la liga española.

El primer tanto del encuentro fue obra de Adriano (minuto 20′), tras una gran acción jugada colectiva. El empate del visitante llegó por intermedio de Mario Bermejo (24′ minutos), quien aprovechó un rebote. Luego, marcó David Villa (minuto 26′), para poner nuevamente por delante al conjunto catalán.

En el segundo tiempo se reportó en el marcador Jordi Alba (minuto 60′), para ampliar a dobles las diferencias entre los dos equipos y poner cifras concentras en el electrónico.

La victoria le representa al Barcelona tres nuevos puntos, que lo llevan a las 28 unidades y lo ratifican como el líder absoluto de la liga española. Claro que aún falta por jugar el Atlético de Madrid, que hasta ahora tenía los mismos números del cuadro catalán.

Luego de unos primeros 20 minutos intensos, luchados y llenos de opciones de gol. Adriano abrió para Pedrito en la frontal. EL tinerfeño devuelve con un pase de la muerte y el brasileño la empujó para abrir el marcado en favor del local. Sin embargo, rápidamente igualó el el Celta. Pase brutal de Krohn-Delhi para la galopada de Álex López. Falló en el mano a mano con Valdés, pero Mario Bermejo apareció para anotar en el rechace.

Pero, un par de minutos más tarde. Villa se la dejó de tacón a Iniesta en el pico del área. El manchego llegó a línea de fondo y dobló hacia atrás, donde Villa la apareció para volver a poner por delante a su equipo. ¡Jugadota! Así se concluyó uno de los mejores primeros tiempos de lo que va de liga, con un Barcelona igual de dominador que siempre; ante un Celta que se olvidó de los prejuicios y planteó una muy buena estructura de contragolpe.

Para la etapa complementario las cosas no cambiaron demasiado y pese a que el Celta por poco convierte en los primeros segundos, fue el Barcelona el que logró volver a marcar. Villa dejó con un pase de tacón a Jordi Alba solo ante el portero. El español definió a la perfección, pero el rival peleó justamente por un clara posición adelantada del lateral izquierdo.

La imagen es clara y nos muestra la equivocación del árbitro, Fernández Borbalán, y su asistente número 1, que fallaron en el juzgamiento de esta polémica acción. No hubo tiempo para más en el Camp Nou y el encuentro nos entregó como la figura, más allá de los autores de goles, al portero del Celta, Javi Varas, quien fue el único responsable de que Messi no pudiera marcar un gol para dedicárselo a su hijo, Thiago, que nació ayer.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!