Santa Fe, la nueva victima del ‘síndrome del campeón’

El conjunto bogotano quedó tempranamente eliminado justo un semestre después de haber conseguido su séptimo título.

Con la derrota (2-1) ante el Real Cartagena el pasado viernes, Independiente Santa Fe definió negativamente su suerte en las aspiraciones que tenía para este torneo finalización. El cuadro capitalino se quedó con 16 unidades y de ganar todos los encuentros que le restan llegaría a 25, una cantidad que no será suficiente para defender su titulo conseguido hace un par de meses.

Y es que precisamente en el mencionado titulo parece estar la explicación del irregular segundo semestre que tuvieron los dirigidos por Wilsón Gutiérrez. Los ‘cardenales’ al igual que otros equipos como Nacional, Once Caldas y Junior de Barranquilla, terminaron siendo victimas del ‘síndrome del campeón’; un ‘maleficio’ que obliga a que el campeón del primer semestre casi siempre fracase en el segundo…

Claro está que numéricamente el rendimiento como visitante fue su mayor castigo, pues sólo logró cuatro empates en ocho salidas. Pero también hay que hablar de que en El Campín sufrió tres derrotas claves: los dos clásicos con Millonarios y la visita de Equidad.

Ademas, el promedio ofensivo del campeón en este semestre da grima: su goleador es el recién llegado Cristian Martínez Borja con 4 anotaciones, uno más que Omar Pérez, quien fue el goleador de la séptima estrella con 9 tantos, los mismos que Diego Cabrera, quien este semestre apenas lleva 1.

Este reducción del nivel individual y colectivo revela algo más: el sistema no es justo con el campeón y el equipo no trabajó bien la parte física. Lo primero se ve en que Santa Fe y Pasto, tras afrontar la final del 15 de julio y sumar 26 partidos en el primer semestre, tuvieron que arrancar el segundo 15 días después frente a seis rivales con una semana más de descanso y diez con más de un mes.

Sin embargo, si bien esto se le puede abonar al sistema del torneo, también hay que aceptar que la preparación física en Colombia está pensada para el semestre y no para el año, lo que es un error estratégico. Prueba de esto es que desde el 2002 el único equipo bicampeón en un año fue Nacional en el 2007 y sólo América, finalista y luego campeón en el 2009, puede decir que también jugó dos finales.

El fútbol colombiano y sus campeones están siendo victimas de la económica, del desprestigio ante el mundo y ahora también, de un curioso ‘síndrome’ en el que aún queda mucha tela por cortar.


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!