Real Madrid, un equipo hecho a base de ‘muros’

José Mourinho coloca en las paredes del vestuario imágenes de los partidos con las jugadas a corregir.

Muchos (al igual que yo) se preguntaran ¿cual es el secreto del éxito en equipos como el Barcelona y el Real Madrid?… las respuestas pueden ser muchas y al rededor de esta se pueden generar un sin numero de hipótesis. Por ello, en esta ocasión les quiero compartir algo que encontré en la red y que en mi concepto, tendría bastante relación con el gran presente del conjunto merengue.

Pus bien, arranco resaltando la importancia de un director técnico en un equipo; teniendo en cuenta que desde su cabeza, sus estrategias y sus decisiones, arranca el andar efectivo de un equipo. En ese orden de ideas, resulta interesante analizar una llamativa estrategia táctica que utiliza José Mourinho con el Real Madrid y que podría explicar de alguna manera el verdadero origen de su exitoso andar.

La estampa se repite prácticamente cada vez que juega el Real Madrid un partido. Al día siguiente o dos días después si hay jornada de descanso, los jugadores se enfrentan al ‘muro’ de los errores. En cuanto entran al vestuario se topan con las imágenes impresas de alguna jugada que ha costado un gol o que ha disgustado a su entrenador. Los fallos, a la pared.

Una serie de pantallazos televisivos son colocados de manera secuencial para examinar qué movimiento se hizo mal o quién se equivocó en una marca. Todo con el fin de que el futbolista que no estuvo acertado sepa por qué y no vuelva a cometer el fallo. The Special One no pasa una

Por ejemplo, un contragolpe del rival. Este curso ha habido más de uno que ha costado goles al Madrid. Pues bien, Mou coloca de manera ordenada las impresiones para que los jugadores vean cómo se movieron durante la jugada y si lo hicieron bien o mal. Otra acción que va a la pared son los saques de esquina. Las marcajes mal hechos quedan inmortalizados.

Otros técnicos optan por una sesión de vídeo analizando el juego propio, pero Mou prefiere que esas imágenes colgadas de la pared convivan con la plantilla durante unos días, para que se les grabe en la cabeza que una y no más.

Pero las armas de Mourinho contra los errores de sus jugadores no sólo son tecnológicas. El papel y el bolígrafo también causan estragos. Su libreta es la otra soplona. Cuando el entrenador baja la cabeza y apunta en su bloc de notas, lo habitual es que escriba un error concreto de un jugador. Porque en la libreta mandan los errores.

Por tanto, al día siguiente del partido, la estampa es recurrente. Mou llama a capítulo a un jugador. Este acude a su lado. Y el técnico agarra la libreta, la abre, y señala. ‘Mira, en el minuto 7′ estabas en nuestro campo, intentaste un regate y perdiste el balón’, puede ser perfectamente una de las situaciones. La verdad, escrita por Mourinho de puño y letra, es irrefutable. Ante eso, al futbolista no le queda otra que callar y admitir el error.

De esa manera, se estaría confeccionando desde el vestuario blanco uno de los mejores equipos del mundo en la actualidad y el que a punta de ‘muro y libreta’, pasará a ser recordado durante todos los tiempos. Mourinho, demuestra que ademas de polémico, es un director técnico 2.0


DÉJANOS TUS COMENTARIOS !!