Un joven futbolista nigeriano fue la última victima de este fenómeno patológico.

La muerte súbita ha tomado bastante relevancia y protagonismo en los últimos años, todo debido a que el indice de futbolistas que fallecen dentro de un terreno de juego, ha aumentado significativamente. Solo echar un vistazo atrás y darnos cuenta la cantidad de jugadores que han partido de este mundo, por culpa de un fallo funcional en su corazón y en otro tipos de efectos que lo llevaron a este ‘shock’.

Lastimosamente, al igual que el fútbol la ‘muerte súbita’ no se detiene y aprovecha que es precisamente la muerte el ciclo final de su existir, para seguir causando estragos y haciendo de las suyas en los diferentes lugares donde se práctica el deporte. El más reciente registro de ‘muerte súbita’ se presentó en tierras africanas.

El futbolista nigeriano de sólo 21 años Henry Chinonso Ihelewere falleció de un paro cardíaco cuando sólo llevaba 15 minutos en el campo tras sustituir a un compañero en la segunda parte, en un partido amistoso de equipos de la segunda división rumana que enfrentó al FC Balotesti y al CS Delta Tulcea, equipo en el que jugaba el joven.

El jugador se desplomó sin nadie a su alrededor y fue trasladado al hospital sin que se pudiese hacer nada por reanimarle. Chinonso jugaba en el país del este de Europa desde 2007, cuando firmó por el Farul Constanta. Cristian Dulca, actualmente manager del Universitate Cluj y que fue su entrenador, se mostró muy dolido por la pérdida del joven africano.

«¿Qué puedo decir? Ha sido un ‘shock’. Es un día trágico para el fútbol rumano. Entrené con él un año y medio y puedo asegurar que era un gran ejemplo. Podía haberse convertido en un gran jugador», declaró en medio del llanto, la frustración y la impotencia.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!