Asiáticas y Norteamericanas repetirán el duelo final del pasado mundial femenino.

Dejando atrás la fase de grupos y las llaves eliminatorias, las futbolistas de Japón y Estados Unidos lograron quedarse con los cupos final de estos juegos olímpicos Londres 2012, que logicamente entregará una medalla dorada a las campeonas. La fase semifinal no fue fácil para ninguno de estos dos combinados, pero, la jerarquía y la experiencia fueron condimentos esenciales en la consecución de este logro.

Ahora, son sólo 90′ minutos lo que las separa de un nuevo titulo dorada, que podría marcar una hegemonía de cualquiera de estos dos seleccionados. Como gran favorita llegan las japonesas, quienes derrotaron en los cuartos de final a la siempre favorita Brasil; por su lado, las estadounidenses llegan al duelo final tras dejar en el camino anterior a su similar de Canadá, en uno de los juegos más llamativos que se han visto hasta el momento en este evento deportivo.

Japón aguantó en Wembley la furibunda reacción final de Francia, a la que terminó venciendo por (2-1). La victoria japonesa parecía incontestable hasta la hora de partido, después de haberse adelantado 2-0 en el marcador con tantos de Ugimi y Sakaguchi en sendas jugadas de estrategia en los minutos 31′ y 49′, respectivamente.

Pero la entrada al campo de la francesa Le Sommer en el minuto 57′ revolucionó el encuentro. La propia Le Sommer acortó distancias en el 76′ al finalizar una buena jugada iniciada por Delie y continuada por Thomis, que centró sobre la goleadora, para sentenciar el descuento que al final no sirvió de nada.

En la otra llave semifinal, Estados Unidos derrotó (4-3) a Canadá en el clásico americano y consiguió su quinta final olímpica, en las cinco ediciones que se han disputado de tipo. El once de la hora de arce se adelantó hasta por tres veces en el marcador, todas por medio de una Sinclair en estado de gracia que aprovechó muy bien su conexión con Tancredi.

Pero siempre respondió su vecina del sur, las dos primeras veces con tantos de Rapinoe y la tercera de Wambach, de penalti.

Y, finalmente, cuando parecía que el choque se iba a la tanda de penaltis, la estrella del conjunto americano, Alex Morgan, decidió el choque con un espléndido cabezazo que permitirá a su selección pelear por el que sería, de alcanzarlo, su cuarto oro olímpico.

0Shares

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!