El crack brasileño no solo golea en los terrenos de juego, sino también en los temas publicitarios.

El considerado sucesor de Pelé, ya no solo es un icono de su país por su manera de jugar, sino porque a sus 20 años se ha convertido en un fenómeno publicitario, que ya superó escandalosamente lo que en su época pudo hacer el considerado ‘rey’ del fútbol. La ‘estrella’ del Santos ha descrestado al mundo entero con el incalculable valor de su imagen, por la que varias empresas pagan cualquier cantidad de euros, con tal de tener su cara en sus productos.

Desde bancos a calcetines, pasando por móviles, calzoncillos, productos de higiene personal y autos, Neymar entra todos los días en millones de hogares brasileños gracias a los anuncios que protagoniza en los medios de comunicación, que han convertido su figura, coronada por una cresta estilo mohicano, en tan popular como sus goles y regates.

Según Fabio Pinto Ferreira, socio y director de Pluri Consultoría, empresa dedicada a estudiar el mercadeo deportivo, «Neymar es un fenómeno de mercadotecnia que está a punto de convertirse en la principal figura futbolística de los próximos años, comparable sólo con Pelé».

«Por la edad y la trayectoria puede superar a Ronaldo e igualar a Pelé, a pesar de que jugaron en épocas diferentes», dijo Pinto Ferreira. Su presencia es tan ubicua que, en opinión de algunos especialistas del sector, eclipsa en los anuncios a estrellas que han reinado en la publicidad local, como los exfutbolistas Pelé y Ronaldo Nazario o la modelo Gisele Bundchen.

Según la revista France Football, Neymar está entre los futbolistas mejor pagados del mundo, con unos ingresos anuales de 13,8 millones de euros (unos 17 millones de dólares), la mayor parte provenientes de contratos publicitarios y de patrocinadores. Para costear el salario del jugador de 20 años y evitar su marcha al fútbol europeo, el Santos se asoció hasta el Mundial de 2014 con un grupo de patrocinadores, cuyos productos promueve el delantero.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!