Bonucci no dejó hablar a su compañero y evitó que terminará de dejar su mensaje.

El polémico delantero del Manchester City que por estos días se encuentra disputando la Eurocopa con su selección, tuvo ayer en la definición del grupo «C» su primer capitulo de indisciplina en el torneo. Mario anotó el segundo gol de Italia que selló la victoria frente a Irlanda y la clasificación a los cuartos de final, la celebración fue al mejor estilo del ‘nene’, aunque esta vez sus compatriotas, evitaron que Balotelli terminará de desahogar su ira y la terminará ‘embarrando’.

El ariete italiano aprovechó un centro de tiro de esquina para con la marca de un rival, inventarse una media ‘chalaca’ en el centro del área y convertir uno de los mejores goles en lo que va de esta Eurocopa Polonia y Ucrania 2012.

Lastimosamente la ‘bonita’ anotación se vio empañada cuando Balotelli abrió la boca más de la cuenta, como casi siempre, y soltó un desafortunado y fuera de lugar. «Son todos unos hijos de puta».

Por suerte, su compañero, Leonardo Bonucci fue hábil y le tapó, literalmente, la boca para que el despropósito de Balotelli no pasara a mayores. Parece ser que el mensaje iba dirigido a la afición irlandesa, a la propia afición italiana por las críticas e, incluso, a su propio seleccionador, que siempre lo cambiaba en los segundos tiempos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!