A ‘super-Mario’ parece que nadie puede callarle la boca y esta vez bromeó con su particular estilo de celebrar los goles.

Sin duda alguna la victoria de Italia ante Alemania ha dejado un sin numero de aspectos y cosas por destacar. El gran planteamiento de Prandelli, la calidad de Pirlo, el insuperable Buffon y el ‘renacer’ de un goleador como Balotelli, pero si hablamos del delantero del Manchester City, tenemos que hablar de factores externos que forman parte de su particular manera de ser y actuar en los partidos.

Frente a los alemanes se apuntó un doblete y en su segunda anotación celebró de manera desbordante. Mario se quitó la camiseta, apretó sus zonas musculares y enseñó al mundo entero su trabajado cuerpo. Lógicamente este acto dejó divididas las opiniones acerca de lo bien o mal que actuó Balotelli en su momento. Pero quien mejor que el mismo futbolista para explicar el porqué de dicha celebración, que trajo consigo la tarjeta amarilla del árbitro encargado.

«El árbitro vio mi cuerpo, se puso celoso y me amonestó», bromeó el delantero. Según la normativa FIFA, el jugador que se quite la camiseta en la celebración de un gol, será amonestado con tarjeta amarilla por conducta antideportiva. De manera objetiva, ese es el motivo por el que Balotelli vió la amarilla.

Además, Balotelli también explicó el motivo por el que, al contrario de la mayoría de los jugadores que se vuelven locos cuando meten un gol, él ni sonrie. La razón de esto la ha explicado con un ejemplo: «¿Un cartero celebra la entrega de una carta? Yo sólo hago mi trabajo. ¿Por qué voy a celebrarlo?», dijo.

Ya veremos si Balotelli sonríe si anota un gol frente a España en la final de esta Eurocopa 2012 que se disputará el próximo domingo 1 de julio.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

¡DÉJANOS TUS COMENTARIOS!