El Arsenal ya recuperó el liderato de la Premier League. Tres días después de haberlo perdido con el Manchester City, los gunners volvieron a subirse a la cima. En gran parte gracias al insólito autogol del Dibu Martínez, en la remontada (2-4) sobre el Aston Villa, en el inicio de la jornada 24.

Se jugaba el minuto 90+2 en el Villa Park cuando la Diosa fortuna le sonrió al Arsenal. Jorginho cazó un rebote al borde del área con un violento remate. El balón golpeó el travesaño y rebotó en la cabeza de Martínez, el campeón del mundo, que sin capacidad de reacción vio como el esférico se terminaba colando en el fondo de su propia portería. Un autogol que le permitió a los gunners llevarse los tres puntos.