Colombia no es el único país en el que se está jugando a la par del Mundial. En Rusia también hay acción por estos días. Este fin de semana, por ejemplo, hubo jornada de Copa con pelea incluida. Wilmar Barrios fue uno de los jugadores que se vio involucrado en la batalla campal.

Es más, el volante colombiano fue uno de los que provocó esta pelea entre los futbolistas del Zenit y el Spartak Moscú. Un enganchón entre Quincy Promes y Wilmar Barrios terminó con una trifulca en la que se vieron envueltas más de 40 personas. El árbitro, que intentó detener las agresiones varias veces, expulsó a seis jugadores (tres de cada equipo). Una escena lamentable.