River Plate volvió a ser un equipo temible gracias, en gran parte, a sus jugadores colombianos. Cuando no es Juanfer Quintero es Miguel Borja el que aparece. O mejor aún, se juntan los dos y acaban con el rival. Como este domingo por ejemplo, que combinaron en la victoria (0-1) sobre Atlético Patronato.




A los 54 minutos, Quintero prendió la lámpara para asistir a Borja. Miguel recibió en la entrada del área, hizo una gambeta corta para acomodarse y sacó un lindo remate, imposible para el arquero local. El ariete cordobés lleva 7 goles con la camiseta de River en el torneo argentino. Los millonarios, por su parte, llegaron a 41 puntos y están a 4 del líder Boca Juniors (con 3 fechas por jugar).