Diego Costa sufrió su primera expulsión con el Wolverhampton. Todavía no ha marcado su primer gol, pero ya recibió su primera tarjeta roja. Lo hizo el pasado sábado en el empate (1-1) ante el Brentford. ‘El Lagarto’ le dio un cabezazo a Ben Mee y, aunque el árbitro no se dio cuenta, fue pillado por el VAR.

Ambos futbolistas forcejearon y Diego Costa, para quitarse de encima a Ben Mee, lo golpeó con la cabeza. El VAR revisó la jugada y el árbitro Robert Madley determinó que se fuera al vestuario antes de tiempo. En su sexto encuentro tras su vuelta a la Premier League, el hispano-brasileño fue expulsado. Por ahora, su temperamento ha dado más de qué hablar que sus goles.