El palo de la jornada corrió por cuenta de la Selección de Portugal. Un empate ante su similar de España le bastaba para clasificarse a las semifinales de la UEFA Nations League. Sin embargo, perdieron como locales (0-1) en los minutos finales. Un resultado que dejó bastante molesto a Cristiano Ronaldo.

Como si la derrota y la eliminación fueran poco, los hinchas de Portugal terminaron indignados también por un feo gesto de Cristiano. Tras el pitazo final del árbitro, el capitán se quitó el brazalete y lo botó. Una acción bastante polémica, que reflejó la impotencia de los lusos tras el fatídico gol de Álvaro Morata que metió a España en el Final Four de la Liga de Naciones.