El Junior de Barranquilla se convirtió en el cuarto semifinalista de la Copa BetPlay. Los rojiblancos empataron (1-1) con el Atlético Nacional en el partido de vuelta y avanzaron a la penúltima fase del torneo. El compromiso en el Atanasio Girardot tuvo de todo: goles, expulsiones, polémicas y hasta peleas.

Nilson Castrillón adelantó al visitante y Jefferson Duque igualó para el local. Sin embargo, la goleada del juego de ida (3-0) terminó pesando y permitió que el Junior se metiera en las semifinales. Por otra parte, el responsable de que haya sido un encuentro polémico y acalorado fue el árbitro Jhon Hinestroza. El central tuvo una noche disciplinariamente terrible.

Como si lo visto durante los 90 minutos hubiera sido poco, tras el pitazo final los entrenadores casi se van a los golpes. Juan Cruz Real sostuvo una discusión y un conato de bronca con el entrenador Hernán Darío Herrera, su asistente Pedro Sarmiento y varios integrantes del club verde que no se alcanzan a distinguir. Herrera le caminó para increparlo y lo tuvieron que agarrar.