La gira del París Saint-Germain por Japón se cerró con salto positivo: cuatro victorias en cuatro partidos. El único lunar que tuvo esta pretemporada de los galos se presentó durante un entrenamiento. Lionel Messi le reclamó a Sergio Ramos por una fuerte entrada a la altura del tobillo.




El español se excedió de fuerza en una entrada al argentino, quien no tardó en reprocharle; primero con una mirada fija y luego con unas palabras. Rápidamente el excapitán del Madrid se disculpó y le dio a entender al excapitán del Barcelona que no hubo ninguna intención. Siguió el entrenamiento, pero Messi todavía no dejaba el asunto atrás y le siguió reprochando la acción a Ramos.