El peor fallo del fin de semana (y probamente de toda la historia) se vio este domingo en Canadá. William Akio, delantero del Valour, desperdició una inmejorable ocasión de gol: sin arquero y con el balón en la línea. Afortunadamente para él, su equipo pudo vencer como local (1-0) al HFX Wanderers.




Alessandro Riggi hizo que el balón quebrara la resistencia del portero Christian Oxner. Pero justo cuando la pelota estaba cruzando la línea, William Akio llegó y remató extrañamente el balón lejos del arco para mantener el marcador en cero. Caras de sorpresa y confusión aparecieron en el estadio para entender lo que había pasado. Un fallo inexplicable, el peor de toda la historia.