El fracaso de la Selección Colombia sigue siendo uno de los temas del momento en nuestro país. Uno de los últimos en hablar al respecto ha sido Sergio Fajardo. El ex-candidato presidencial concedió una entrevista al diario ‘MARCA’ en la dejó muy clara su opinión. Estas fueron las palabras de Fajardo:

UN DEPORTISTA FRUSTRADO

«Habría querido ser el arquero del Medellín, pero no tenía las condiciones. También un gran ciclista como ‘Cochise’, pero tampoco. Jugué mucho fútbol en el colegio, en la universidad, he montado bicicleta y monto, aunque llevo tres meses sin montar por este ajetreo político».

HINCHA DEL BARCELONA

«De la mano de Xavi, nos montamos en la Xavineta. Estoy esperando que Pedri no se lesione para que juegue permanentemente. Admiro profundamente a Messi. Vi a Pele, a Maradona, y creo que el mejor es Messi. Al mismo tiempo hago fuerza donde esté un colombiano, entonces a veces me encuentro en una encrucijada».

COLOMBIA SIN MUNDIAL

«Tristeza porque además yo conozco al profesor Reinaldo Rueda. Es un señor decente, hijo de una maestra. Aquí hay un tema que hay que saber manejar a esos jugadores. Y si tenemos una mezcla de jugadores estrella que van por otro lado, pero no existe lo que tienen los argentinos o los uruguayos, que se ponen esa camiseta y se van a morir donde sea».

EL NUEVO TÉCNICO

«Se necesita un entrenador que sepa manejar ese grupo. Yo no soy hincha del Real Madrid, pero por ejemplo Ancelotti ha sabido manejar muy bien el grupo. Guardiola también sabe hacerlo. Pero nuestros jugadores colombianos han tenido intereses particulares, se enfrentan entre ellos».

LA SELECCIÓN COLOMBIA, SEGÚN FAJARDO

«Uff, es un mundo oscuro. Allá hay cosas muy oscuras. Y es una lástima porque tenemos unos jugadorazos. Yo soy de una generación donde que un jugador colombiano jugara en el exterior, en Argentina por ejemplo, ya era una odisea. Muy poquitos iban entonces, pero empezaron a ir.

Pero es que ahora se van con 18 años a Europa. Necesitamos que nuestros jugadores tengan un sentido de humildad, de trabajar con otros, que a nosotros en Colombia nos cuesta mucho».

EL CLÁSICO PAISA

«A mí me toca cuando soy alcalde de Medellín a los cuatro meses la primera final del campeonato que llegaban Nacional y Medellín. En mi vida había visto tanto micrófono. Llegaba el partido y en Colombia decían: ‘se van a matar’.

Trabajamos esa semana con las barras, con entrenadores, con los periodistas deportivos, con la policía. Pusimos unas reglas de juego. Primer partido y yo me voy con la camisa blanca por si acaso. Primer tiempo y de la tribuna de Medellín sale una pólvora tremenda. Yo dije: ‘les tengo que sancionar’.

¿Quién le dio la pólvora a esos hinchas? Pues un dirigente porque era una pólvora costosa. ¿Qué hago yo? Pues hinchas de Nacional me decían que yo no los iba a sancionar, pero les sancioné. No pudieron llevar tambores, música ni banderas. Mientras que Nacional, que tiene una hinchada tremenda, estaban con todo el despliegue. Y los hinchas de Medellín me decían que si perdía el equipo era por mi culpa.

Yo les respondí que las normas hay que respetarlas, y aunque sea mi equipo incumplieron e hicieron trampa. Bueno, terminó que Medellín quedó campeón y la ciudad no se cayó y lo manejamos bien. Fue de las experiencias de la vida pública que lo pone uno a prueba».