Boca Juniors se coronó campeón de la Copa de la Superliga Argentina. El xeneize goleó (3-0) a Tigre en la gran final del torneo. Marcos Rojos abrió la cuenta de cabeza, Frank Fabra amplió el marcador con un golazo de media distancia y Luis Vázquez sentenció el triunfo también con la testa.




Lo más destacado del compromiso fue la obra de arte del lateral colombiano. A los 68 minutos, Varela abrió la pelota hacia la izquierda; Fabra la controló y avanzó, hasta que soltó ese bombazo. La pelota pegó violentamente contra el palo derecho de Marinelli y se metió dentro del arco. Un golazo que puso a todos de pie en el Estadio Mario Alberto Kempes.