El hombre de la fecha en el Fútbol Mexicano fue un jugador colombiano. Julián Quiñones fue heroe y villano del Atlas en el empate (1-1) ante el Guadalajara. El delantero tumaqueño anotó un golazo en el último minuto, pero fue expulsado por la polémica y obscena celebración que realizó.




Cuando parecía que los tres puntos se los llevaba el visitante, Julián Quiñones se elevó entre los defensas y marcó de cabeza. Sin embargo, su gran anotación se vio manchada por el festejo. El nariñense provocó a los rivales que estaban en el banco de suplentes, les señalaba el escudo y luego realizó un gesto obsceno con su mano derecha. El árbitro no tuvo más remedio que mostrarle la roja.