El Everton se reencontró con el triunfo en la Premier League. Tras cuatro derrotas en línea, los toffees vencieron por la mínima diferencia (1-0) al Newcastle. Sin embargo, el triunfo pasó a un segundo plano por culpa de un hincha que ingresó al campo de juego y se amarró del cuello a la portería.




Se jugaba el minuto 49 del compromiso cuando el aficionado bajó la cancha y sorprendió a todos los presentes con su actuar. El partido estuvo parado durante siete minutos hasta que la seguridad del Estadio Goodison Park consiguió romper la correa que ataba al hincha con el poste. Después, el choque se volvió a reanudar con normalidad.