Partido soñado del Barcelona de Xavi ante el Atlético de Simeone. Los refuerzos brillaron, los jóvenes respondieron y los veteranos cumplieron. Uno de los experimentados que se lució fue Jordi Alba, quien anotó un espectacular golazo de volea cuando los catalanes perdían (0-1).

Cuando el Camp Nou apenas había digerido el gol de Carrasco, apareció Jordi para marcar su primer gol de la temporada y uno de los mejores de toda su carrera. Alves centró desde la derecha y Alba, sin dejar caer el balón al piso, remató desde la izquierda para mandar el balón a la escuadra. Lo único que pudo hacer Oblak fue acompañar la parábola del balón con su impotente mirada.




Tras el golazo de Jordi Alba, el Barcelona se vino arriba y logró darle la vuelta al marcador con los goles de Gavi Páez, Ronald Araújo y Dani Alves. La segunda anotación del Atlético llegó a través de Luis Suárez, que no quiso celebrar por respeto a su antigua afición. Los culés son cuartos (38 puntos) y los colchoneros quintos (36 unidades).