Maurizio Sarri jamás olvidará el partido de los octavos de final de la Copa de Italia. Primero, porque la Lazio ganó (1-0) y se clasificó a la siguiente ronda; y segundo, por el tremendo golpe que se metió tras chocar con un jugador del Udinese. Las gafas del entrenador salieron volando.

En una disputa por el balón con Manuel Lazzari, Ignacio Pussetto se llevó por delante a Maurizio Sarri que estaba en la banda dando instrucciones. Tanto el delantero del Udinese como el entrenador de la Lazio terminaron en el suelo por la dureza del choque. Cuando se levantaron cerraron la peculiar escena con un abrazo de amigos.