Un sábado de terror vivieron los jugadores colombianos del Pachuca. Yairo Moreno y Óscar Murillo marcaron autogoles increíbles, en la derrota (3-2) ante el Tijuana. Los defensas cafeteros, que fueron convocados a la Selección, ayudaron a que su equipo perdiera.










El primero en hacerlo fue el zaguero, al minuto 45. En su afán de despejar, golpeó el balón con su pierna derecha y embocó en propia puerta, lo que en su momento era el 1-1 parcial en el Estadio Caliente.

Posteriormente, fue el turno del lateral, al minuto 83. En un tiro libre de costado, cabeceó la pelota y, con tan poca fortuna, que fue al fondo de la portería de su arquero Oscar Ustari, sentenciando el 3-2 definitivo. Dos autogoles en un partido para el olvido.