Nuevo episodio de violencia en el fútbol colombiano. Esta vez protagonizado por los hinchas del Deportes Quindío, que ingresaron a la cancha para intentar agredir al árbitro. Los hechos sucedieron al final del partido contra Santa Fe, que terminó (1-1).

Los aficionados acabaron molestos por el resultado del equipo y por la actuación de Wilmar Roldán en el Estadio Centenario. «Casi le cascan a Roldán, se iban a agarrar entre las barras, se metieron a la cancha, toco salir corriendo del estadio», contó uno de los hinchas que estaba ubicado en la tribuna occidental del coliseo cuyabro.