La Selección de Argentina es otra de las clasificadas al Mundial de Qatar 2022. La Albiceleste empató (0-0) con la Selección de Brasil y aseguró su tiquete. Sin goles ni muchas emociones, lo más destacado del Superclásico fueron el caño de Di María y la lambretta Vinícius.

El primero en humillar a su rival fue Ángel. El centrocampista del PSG dejó retratado al delantero del Real Madrid con una acción de mucha calidad en la que le coló el balón entre las piernas de espaldas y con una pisadita sublime. Obviamente, todo el estadio de puso de pie para ovacionar al fideo.

Luego, Júnior se sacó la espinita con otra jugada de crack. El atacante brasileño intentó uno de los regates más clásicos del repertorio de su compatriota Neymar y superó a Molina Lucero. Sin embargo, tras la lambretta fue derribado por De Paul. Dos lujos que iluminaron la noche en el Estadio San Juan del Bicentenario.