La relación entre Juan Carlos Osorio y los hinchas del América de Cali está cada vez peor. Tras la derrota (1-2) ante Independiente Santa Fe, en el juego de ida de la Superliga, el técnico tuvo que abandonar el Pascual Guerrero escoltado por la policía y el ESMAD.

Los aficionados escarlatas le reclaman al míster, además de los malos resultados, los cambios que realiza en los partidos. Este martes volvió a hacer cuatro modificaciones inesperadas y el equipo terminó perdiendo. Los fanáticos se hicieron sentir al final del encuentro con insultos, abucheos y silbidos dirigidos al profe Osorio.

ARTÍCULOS RELACIONADOS